La osada decisión que tomó Lucas Pratto en torno a su futuro

El ex delantero de Universidad Católica ya tomó una decisión sobre su futuro y su primera opción seria seguir bien lejos de Sudamérica.

El delantero de 33 años y el héroe en Madrid 2018 no lo está pasando bien, ya que luego se sufrir una dura lesión que lo llevó al quirófano, poco a poco se empieza a ratificar que no entra en los planes de River Plate y podría adelantar su salida.

El ex Universidad Católica terminó su préstamo en Holanda y por lo mismo una vez que termine su recuperación debería presentarse a entrenar en River Plate, elenco con el cual tiene contrato vigente hasta mediados del próximo año. Lamentablemente, hoy Marcelo Gallardo no lo tiene en consideración y el delantero argentino debería buscar su pronta salida.  

Según informa Diferencia de Gol, en los próximos días el representante de Lucas Pratto se reunirá con la dirigencia de River Plate para definir su salida de Núñez y en medio de su recuperación, el espigado delantero podría quedar con el pase en su poder para ver la mejor opción para su futuro.

Por el momento se habla que lo quieren en Brasil y en Argentina, de hecho, en Argentina serian Racing y Vélez Sarsfield los clubes interesados en su carta, pero el principal objetivo del formado en Boca es seguir su carrera lejos de Sudamérica.

Por información detallada por el mismo portal, el jugador y su representante buscan la osada decisión de seguir su carrera en Europa y por lo mismo, dentro de los próximos días ya se sentarían a evaluar ofertas y propuestas para el renacer del delantero.

Recordemos que Lucas Pratto ya ha vivido tres experiencias en Europa, ya que el año 2008-2009 fue enviado a préstamo al FK Lyn de Noruega, el año 2011 tras su exitoso paso por la UC saltó al Genoa de Italia y durante la ultima temporada estuvo jugando con escasos minutos en cancha en el Feyenoord de Holanda.

Espacio publicitario:




Por Emanu Bahamard

Notero de Punto Seguido, fundador de Punto Cruzado y creador de contenido en Emanu Korok.