La modificación en las bases de Copa Chile que complica a la UC

  

La UC debería partir la próxima semana su participación en Copa Chile teniendo que enfrentar a Deportes Iquique en el norte del país.  

Universidad Catolica ya conoce a su rival de Copa Chile tras el sorteo realizado hace algunos días, en donde quedó pactado que deberá viajar hasta el norte del país para enfrentar a Iquique por la idea de la segunda ronda y cerrará en San Carlos de Apoquindo.  

Aunque aún resta la confirmación de la ANFP, el encuentro de ida debería jugarse a mitad de la próxima semana, en donde Gustavo Poyet deberá resolver un puzle bastante interesante debido a una pequeña modificación a las bases del campeonato.  

A partir de esta versión de Copa Chile, los equipos deberán incluir en la plantilla de juego cinco jugadores chilenos nacidos a partir del 1 de enero de 2000 (menores de 21 años), mientras que en cada partido deberán al menos alinear a tres elementos que cumplan esta regla. 

En cada partido, los clubes profesionales deberán alinear a tres jugadores juveniles que disputen en conjunto un mínimo de 180 minutos de juego, según lo establece el artículo 31° de las bases del campeonato. 

En condiciones normales, esta regla no modificaría mucho el equipo que suele plantear Gustavo Poyet, ya que Marcelino Núñez es un fijo en el medio campo, mientras que Gonzalo Tapia y Clemente Montes fácilmente aportarían en la ofensiva, pero la lesión de Gonzalo Tapia y las nominaciones por Copa América le harán una difícil tarea al estratega charrúa. 

Gonzalo Tapia es muy complicado que vuelva a la actividad la próxima semana, ya que lleva varias semanas al margen por lesión. Por otra parte, Marcelino Núñez y Clemente Montes se encuentran en Brasil junto a la selección chilena disputando Copa América y por lo mismo, las opciones de Poyet se reducen bastante.  

Con esto, de los regulares solo Diego Valencia aportaría a la regla, pero para cumplir la nueva norma, la UC debería pensar al menos salir con dos sub21 titulares y que el otro ingrese en la segunda fracción, ya que según señalamos más arriba, cada partido los equipos deberán alinear a tres juveniles. 

Las opciones que manejaría la UC son los porteros Martin Ballesteros y Vicente Bernedo, los centrales Cristóbal Finch, Carlos Salomón y Patricio Flores, los volantes Benjamín Iglesias y Kevin Fernández, más los delanteros Alexander Aravena, y el ya mencionado Diego Valencia, de los cuales solo Valencia y Salomón han debutado profesionalmente.  

Para cumplir la nueva regla, lo más seguro es que la UC salte a la cancha con Carlos Salomón y Diego Valencia, mientras que Cristóbal Finch o Kevin Fernández puedan ser algunos elementos a considerar en los segundos tiempos.  

Finalmente, otra opción sería con probar con algunos de los laterales juveniles que ya incorporaron la lista de buena fe de Copa Libertadores, teniendo a Christian Jensen y Benjamín Gómez como laterales izquierdos, y Sebastián Leiva como lateral derecho.