La medida tomada por Nico Castillo ante olas de rumores sobre su futuro

Este martes se reveló en México que el América no tendría en consideración al delantero chileno para el próximo torneo.

Dura noticia recibió Nicolás Castillo en la recta final de su recuperación, ya que luego de un año y medio sin actividad ,el ex delantero de Universidad Católica se encontraba listo para volver a vestir la camiseta del América, pero recibió una radical noticia.

Según informaron varios medios medios durante la última jornada en México, ya sea ESPN México o Medio Tiempo, el bigoleador con Universidad Católica fue descartado por Solari, quien no lo tiene en consideración para el próximo torneo, y por  lo mismo, deberán buscarle un nuevo equipo.

Nicolás Castillo tiene contrato vigente hasta mediados del próximo año con el América, pero el cupo de extranjero y el largo tiempo de inactividad del campeón de Copa América con la Roja, simplemente terminaron por sacarlo del mapa de los “águila”.

Una vez que la noticia fuera informada y tuviera gran repercusión sobre los hate de Nicolás Castillo, el delantero decidió tomar cartas en el asunto y eliminó todas sus fotos y registros de su cuenta de Instagram, la cual tras la noticia, apareció en blanco.

Esta medida ya había sido tomada por el delantero cada vez que su nombre genera ruido en México, de hecho cuando se decidió no inscribirlo para el torneo en curso, también ocultó momentáneamente todas sus publicaciones debido a los hater y odio que recibe por parte de hinchas de Colo Colo, Universidad de Chile o algunos elencos mexicanos.

Respecto a su destino, según detalló el periodista Jorge Hevia, estaría casi descartado un eventual regreso a Chile y es la MLS el cual hoy parece ser su próximo destino, en una carrera que ya lo ha llevado a Bélgica, Alemania, Italia, Portugal y México

https://www.facebook.com/PuntoCruzado.cl/posts/319515759586055

Espacio publicitario:




Por Emanu Bahamard

Notero de Punto Seguido, fundador de Punto Cruzado y creador de contenido en Emanu Korok.