La grave denuncia del hijo de Luis Nuñez contra la Cruzados

  

El hijo de Lucho Pato se refirió al trato que recibió por parte de Universidad Catolica solo por el hecho de los problemas que había tenido su padre.

Bryan Nuñez, hijo de Luis Nuñez y actual delantero de Deportes Linares con 21 años empieza a hacerse un nombre en el futbol en donde el profesionalismo es su objetivo. En conversación con La Tercera el joven futbolista confesó querer desmarcarse de los problemas de su padre y recordó discriminación que sufrió por parte de la UC cuando aún estaba en cadetes.

Primero que todo, Bryan aclara que está pasando la cuarentena en La Florida, ya que en la Legua no se le ha tomado el peso a la situación. “Estoy en La Florida, donde mi polola. En La Legua la gente no respeta mucho el tema de la cuarentena. La gente anda en la como si nada y el virus anda desatado”.

Respecto a su padre y ex futbolista de Universidad Católica, Luis Núñez, comenta que “cuando estuvo en Bolivia yo no sabía que estaba allá. No hablaba con él, no sabía dónde estaba. Preferí alejarme porque no quería meterme en problemas. Yo no quería tener atados, y él siempre lo supo. Su pareja y la hija de ellos iba, pero yo nunca fui”.

Aunque prefiere desmarcarse del tema judicial de su padre, el cree que es inocente. “Él me dice que es inocente, y yo le creo. No tengo por qué no creerle. Sí estaba y como cómplice también le puede caer una pena, pero ya lleva mucho tiempo encerrado y aún no pasada nada”.

El delantero que actualmente milita en Deportes Linares, club que llegó desde el Real San Joaquin en un principio de sus inferiores empezó en Universidad Catolica, de donde acusa que lo discriminaron por ser hijo de Lucho Pato, e incluso, lo mandaron a cambiarse el apellido.

“El ser hijo de Luis Núñez es especial. En la UC cuando era cadete me mandaron a sacar por ser de apellido Núñez. Una vez se me acercó alguien del club y me preguntó mi apellido. Le dije que Núñez. Él me preguntó si era hijo de Luis y le dije que sí” acusa el futbolista.

“Al día siguiente me dijeron que no fuera a entrenar. ¿Por qué lo hicieron? No sé. Quizás por los problemas de mi papá o quizás mi papá tuvo problemas con la dirigencia, no sé”, acusa el futbolista, que confesó de paso que le gustaría compartir cancha de forma profesional con su padre una vez que salga de prisión.

¿Qué opinas?