Explican las razones que tienen a Nicolás Castillo con nulas opciones en Brasil

  

Nicolás Castillo no lo está pasando bien en Brasil y ya empezó la cuenta regresiva de su préstamo.

Luego de una larga teleserie a fines de agosto Nicolás Castillo dejó el América y volvió a Sudamérica en condición de préstamo para jugar por el humilde Juventude de Brasil, club en donde el bigoleador cruzado buscaría regularidad tras ser cortado en América.

Lamentablemente el presente para el delantero no ha sido muy distinto al que le prometían en México y su retorno a las canchas después de año y medio alejado por una trombosis no fue lo que él ni su entorno esperaban.

Castillo solo ha jugado menos de 30 minutos en nueve partidos posibles desde su llegada al Juventude de Brasil, e incluso no fue considerado en la citación en el ultimo partido ante el América-MG, situación que poco a poco empieza a sacar a Castillo en los planes de su club.

El ex delantero de Universidad Católica jugó dos minutos en la derrota ante el Cuiabá y 27 minutos en la derrota ante el Sport Recife, siendo justamente este su ultimo encuentro en donde mostró un nivel bajísimo que lo terminó sacando de la ultima citación.

La ultima vez que se refirieron a Nicolás Castillo desde el Juventude fue el pasado 27 de septiembre, en donde Marquinhos Santos, su entrenador en Brasil, reveló diferencias con el resto de sus compañeros que le harán difícil ponerse a punto para sumar más minutos y ser titular.

“Nico viene trabajando y evolucionando. Sabemos que no es fácil estar casi dos años sin jugar. Hay mucha diferencia en la velocidad de juego y yo tengo que ser coherente con el grupo y el vestuario” señaló el técnico del Juventude.

En este mismo sentido Marquinhos fue bastante duro en su declaración y aseguró que no hará jugar a Castillo solo por marketing. “Los jugadores que estén en mejor condición van a jugar. No puedo sacar un jugador para agradar a A o B, o para hacer marketing”, cerró.

Otro escenario que se le viene bastante difícil al delantero nacional es el poco tiempo que le queda en Brasil y una competencia en donde no tiene mucha cabida, ya que solo le restan once partidos por el Brasileirao en menos de dos meses, tiempo en donde primero deberá buscar un espacio en la citación y luego dentro de la cancha.

Recordemos que, una vez terminado su préstamo en Brasil a principios de diciembre, deberá volver a América para unirse a los entrenamientos del club mexicano bajo las ordenes de Santiago Solari y ver si será o no opción en el cuadro azteca antes que se termine su contrato a mediados del año 2022.

¿Qué opinas?