Desde la precordillera solo se preocupan de lo que harán dentro de la cancha y prefieren no darle importancia a las declaraciones que marcan la previa de la última fecha.

Este sábado Universidad Católica visitará a Everton en el estadio Sausalito por la última fecha del campeonato nacional en donde en el caso de sumar al menos un empate, se consagrarán tetracampeones, siendo el primer equipo chileno en la historia en conseguir este logro en torneos largos.

Aunque desde San Carlos de Apoquindo se ha vivido la semana de forma normal, en Colo Colo e incluso en Everton han intentado prender la previa con algunas declaraciones cruzadas, algo que para José Pedro Fuenzalida simplemente no le merece importancia.

“Lo que digan o piensen de otros lados no nos afecta ni nos importa. Estamos preocupados de nosotros, de enfocarnos en estos 90 minutos, de lo que nos pueda proponer Everton, que más allá de lo que se juegue o no, vamos a salir a ganar y vamos a querer hacer un partido importante y está en nosotros prepararnos bien y enfocarnos solo en nosotros”, señaló el capitán de la UC en conferencia de prensa.

De todas maneras, destacó la importancia deportiva que le han dado a los trabajos en los últimos días: “Esta semana la tomamos como importante. Es un paso y un partido más. A lo largo de los años venimos pensando en el siguiente partido y ahora no nos podemos salir del contexto. Estamos a un partido de lograr nuestro objetivo principal y lo enfocamos con la responsabilidad que tiene y con ganas, esperando que tengamos un buen partido y que el resultado nos permita lograr el objetivo, y seguir logrando cosas para este club”.

“Estamos cerca, pero nos falta el último paso y eso lo enfocamos con responsabilidad. Ver el día a día, prepararnos bien y enfocarnos en Everton que es lo principal esta semana”, cerró el “Chapa” que sería desde la partida este sábado en donde podría sumar su onceavo título con la UC.

Cabe mencionar que el partido entre Everton y Universidad Católica se jugará este sábado a las 18:00 horas en el estadio Sausalito, en medio de una previa marcada por los problemas del elenco ruletero para poder vender entradas y las constantes caídas de su página web.