“Mi llegada a la UC es un reconocimiento a todo mi sacrificio”

Bicampeón con Universidad Católica destaca lo importante que fue su llegada al club y reconoce lo orgulloso y gratificante que es llegar a un equipo como la UC y conseguir todo lo que terminó consiguiendo.

Con 32 años y de la mano de Mario Salas, Carlos Espinosa llegó a Universidad Catolica el año 2015 tras haber sido dirigido por el estratega en Barnechea y Huachipato obteniendo buenos desempeños.

Carlos Espinosa tuvo un largo camino hasta llegar a un equipo grande, de hecho, su llegada a Universidad Católica se da tras once años en el profesionalismo en donde vistió las camisetas de Cobreloa, Palestino, Curicó Unido, Deportes Melipilla, Rangers, Cobresal, Barnechea, Coquimbo Unido y Huachipato en Chile.

En esta extensa carrera también tuvo dos breves pasos por Europa, jugando por el Orgryte IS de Suecia en el año 2007 y Lyubimets 2007 el año 2011. En todos sus años de carrera, el enganche chileno jamás había podido levantar un trofeo.

Esto se revirtió en su llegada a Universidad Católica, ya que luego de estar en San Carlos de Apoquindo entre los años 2015 y 2017, fue parte del equipo bicampeón del año 2016 de la mano de Mario Salas y campeón de la supercopa de aquel año.

Sobre este importante paso, “Carlitos” lo recuerda como el gran salto en su carrera y no ocultó lo contento y orgulloso que lo pone haber estado en un club como la UC y haber sido parte de aquel suceso tan importante en la historia cruzada.

“Fue el primer gran peldaño de mi carrera, yo llegue grande. Obviamente es un reconocimiento a todo el sacrificio que hice todos los años que había tenido antes. Uno lo pone contento, orgulloso y gratificante llegar a un equipo como la Católica y conseguir lo que logramos”, recuerda el hoy volante de Curicó en conversación con el periodista Tiki Toledo a través de Instagram Live.

En este marco, recuerda que, aunque el torneo del primer semestre les costó, el segundo semestre lo ganaron categóricamente: “Los primeros partidos nos costó, pero después el equipo mantenía una regularidad. El segundo campeonato fue más fluido que el primero. El de Temuco ya fue mucho más categórico”, agregó.

Finalmente recordó el gol que le hizo a Palestino, y el pase que le metió a Nicolas Castillo en la victoria ante Unión Española ante Santa Laura, 6 puntos vitales en la lucha del título: “Fueron buenos partidos, obviamente esos tipos de cosas a uno lo llevan, terminas el partido y te vas con el pecho inflado. Contento por ese tipo de situaciones y momentos vividos con la Catolica”, cerró.

Tras su salida de Universidad Católica a fines del año 2017, en 2018 vuelve a Curicó Unido, club que vistió en sus inicios en el profesionalismo, en donde con 37 años, sigue mostrando la categoría y talento que en su momento aplicó en San Carlos de Apoquindo.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *